Piztu: Tratando de generar esperanza desde lo pequeño

 

Compartimos el artículo en la revista Baleike dedicado a la cooperativa Piztu Koop. S. y que define bien la esencia de la cooperativa de Zumaia, y que busca avanzar a nivel local hacia un modelo de transición energética mediante acciones como la creación de una comunidad energética.

Hace casi dos años, el interruptor se encendió por primera vez en la cooperativa sin ánimo de lucro Piztu (encender en euskera). Esta cooperativa, que aspira a convertirse en una comunidad energética, organizó el año pasado varias acciones para demostrar que los movimientos locales pueden ser el futuro en este mundo globalizado. El siguiente es el reportaje de la revista Baleike de febrero.

Piztu es una cooperativa sin ánimo de lucro, orientada a Zumaia, y nace para formar un grupo y gestionar una comunidad energética en Zumaia. Queremos avanzar hacia un modelo de transición energética en Zumaia”. Así se define Piztu en la página web Baleike.eus. Fuera del espacio digital, en el mundo real, en el espacio de colaboración que gestiona la asociación alberga en En el primer piso de Hogarre, las personas socias de la cooperativa han encontrado un rincón para reunirse y trabajar, y allí se citaron con Baleike seis socias de Piztu: Maider Landarinar, Alfonso García, Arantxa Uranga, Tere Eizagir, Ander Intxaurrondo e Iñaki Osa.  

La cooperativa fue creada en la primavera de 2022, según el actual presidente Landarinar, «para tomar decisiones sobre la actual crisis climática, ser autónomo en términos energéticos y poder participar también en la crisis alimentaria». De hecho, los socios de la cooperativa creen que en un mundo globalizado el objetivo debe ser local. «Las actuaciones que se lleven a cabo en el futuro deben estar enfocadas al ámbito local», afirmó García. En su opinión, esto le obliga necesariamente a consumir menos recursos. “Para bien o para mal, tendremos que consumir menos. Queremos brindar herramientas de concientización para hacer esta transición de manera natural a través de Piztu”, agregó. 

En un contexto donde las grandes multinacionales mandan más que los propios gobiernos, puede considerarse utópico que pequeñas asociaciones u organizaciones locales tengan la capacidad de cambiar la situación, pero según García, «no nos queda nada. Todos los estudios dicen que Llegamos al pico de consumo de petróleo en 2018, y en el futuro tendremos menos recursos. Algunos países tendrán petróleo dentro de sus fronteras. El País Vasco, por ejemplo, no tiene este recurso y tendrá que comprarlo en el extranjero. «No será barata, y la energía para la gente será cada vez más cara. Entonces nuestras industrias a estos precios, si tienen que comprar, no serán tan competitivas, y eso conducirá a despidos. Encontraremos más situaciones más crudas que las que vivimos hoy. En respuesta, tenemos que empezar a pensar en pequeño, y comenzamos con el tema de la transición energética, porque eso es lo que la gente ve más. No es solo la instalación de paneles solares y molinos de viento; el tema debe verse en general». 

A otros dos miembros de la cooperativa también se les ocurrió la palabra utopía. Así, según Eizagir, enfrentarse a los gigantes globales puede ser una utopía, «pero con los datos que tenemos en la mano, seguir con esta idea de crecimiento, como se ha hecho hasta ahora, eso también es una utopía para mí». , por no decir que es imposible».  

Osa, por su parte, ve «muy difícil» cambiar la situación actual. » El rechazo significaría introducir palabras en nuestras vidas , y no creo que esta sociedad capitalista nos ayude a adoptar esa mentalidad. Se necesita mucha conciencia para llegar a eso. ¡Me gustaría! Pero soy pesimista, y sin embargo aquí estoy, no me emociono y nunca pierdo la necesidad».  

Intxaurrondo ha puesto sobre la mesa la palabra conciencia . «Me parece que la gente piensa que para mantener el sistema que tenemos hoy basta con poner unos cuantos molinos de viento o unos cuantos paneles solares, y podremos seguir así. Esto es insostenible con el consumo de energía que tenemos. «Tenemos; este crecimiento anual no es nada sostenible. Están sacando cosas, pero creo que la concienciación es importante».  

«Esta es una herramienta de empoderamiento humano y de sensibilización en temas energéticos y de consumo», defendió García. «Teniendo en cuenta la cantidad de problemas que hay y que acabaremos siendo más pobres de lo que somos, debemos crear herramientas para avanzar lo mejor posible hacia el futuro. Creo que habrá oportunidades, pero tendremos que trabajar en ellas», afirman. No nos dará nada.» 

Opiniones iguales

Según García, hay un motivo detrás de la creación de una cooperativa: para crear una comunidad energética se deben cumplir unas directivas de la Unión Europea, y estas condiciones coinciden con la figura de las cooperativas. «En el ordenamiento jurídico español no existe otra forma que cumpla la directiva como una cooperativa. Organizados de forma colectiva, y utilizando la figura de la cooperativa, nos hablaremos al mismo nivel, y a la hora de opinar, uno no estará por encima del otro.» 

Actualmente, la cooperativa Piztu cuenta con 64 socios, y explicaron que para ser socio se debe pagar una cuota de diez euros. «Esta pequeña cantidad se ha fijado para que todos tengan la oportunidad de afiliarse a Piztún. Si se fijara una cuota más alta, nadie tendría la oportunidad de hacerse socio», explicó Uranga. También agregaron que la asociación está abierta. «Queremos que venga la mayor cantidad de gente posible. No es necesario tener un contrato energético, no nos dedicaremos sólo a la energía o a instalar paneles solares. También tocaremos otros temas, y para eso necesitamos el apoyo de la gente». , y qué mejor apoyo que convertirse en socio. Entonces, si tuviéramos un proyecto, pediríamos una contribución financiera, dando información detallada sobre esos proyectos.»  


» Se ha activado la herramienta de sensibilización en temas de energía y consumo «

El año pasado organizaron una conferencia sobre máquinas en este ejercicio de sensibilización. Este año, para empezar el año, han puesto en marcha un servicio de consultoría para entender las facturas de la luz y, si es posible, ahorrar dinero. Se entregará todos los jueves, entre las 16:30 y las 20:00 horas, en el cruce de Hogarre. El 8 de febrero habrá una primera conferencia sobre la moneda social llamada Ekhi. Este tipo de pago está operativo en Hernani, y han dicho que están intentando introducirlo también en Bilbao. Eizagir afirma que estas jornadas sirven «para formar amigos dentro de la cooperativa, pero también para dar a conocer nuestras actividades fuera de la asociación». 

La idea de instalar paneles solares también se mencionó anteriormente durante la reunión. ¿Los integrantes del Piztu tienen algún proyecto de generación de energía entre manos? «No es inviable, pero se debe hacer un gran esfuerzo. Si le dices a alguien que debe hacer una inversión así, te dirá cuánto avanzará. No pensamos en hacer inversiones con la idea de ahorrar». ; estamos considerando hacer instalaciones, para tenerlas disponibles”, informó García. 

Txikitik itxaropena piztu nahian

Hay comunidades energéticas como Piztu en el País Vasco. «Está la comunidad energética de Argiola en Zesto, también hay una en Getaria, Hernani, Rentería… Habrá quince o veinte comunidades como la nuestra en el País Vasco. Algunas de ellas han sido organizadas por Goiener [Generación de Energías Renovables y Cooperativa de Consumo, porque necesitaban unas pautas. Nosotros no las necesitamos, pero si empezamos a desarrollar temas energéticos necesitaremos apoyo técnico, aunque tengamos gente con ese conocimiento en la cooperativa. Somos voluntarios, nos acercamos. a lo que podamos.» 

Es el fin del mundo tal como lo conocemos (y me siento bien), cantó la banda estadounidense REM. Guerras por todas partes, sequías e inundaciones aquí y allá, la tragedia de los refugiados, la crisis climática… Al ver que hay poca luz en la frontera de Ortzi, Baleik preguntó a los entrevistados qué pensaban del futuro. «Personalmente, soy optimista. Creo que estamos en el contexto equivocado. La economía ha estado inflada durante los últimos dos años por los fondos Next Generation enviados desde Europa, y estos fondos, como su nombre indica, estarán endeudados con el próxima generación. Lo que hemos gastado en este viaje, la próxima generación lo pagará. Cuando esos fondos se acaben, cuando empecemos a ver las cosas más crudamente, tendremos el contexto adecuado. Pero sí, creo que tendremos oportunidades. materializar, sacar adelante y sacar los proyectos», dijo García. 

«No sólo para ahorrar,
pensamos hacer facilidades para tener acceso»

«Me gustaría ser tan optimista como Alfonso, pero soy más pesimista. De los golpes se aprende. La situación de algunos mejorará, pero la de la mayoría no. Esa ilusión en tiempos de COVID, esa idea que decía que lo haríamos». mejorar, no ha durado y no ha servido de nada”, respondió Osa. 

«Comparto la opinión de Iñaki. Durante la época del COVID se decía que el mundo se había parado y que algo sacaríamos de ello. Pero estamos viendo justo el otro lado. Cuando empezó la guerra en Ucrania no lo podía creer «Y ahora lo que está haciendo Israel en Palestina es terrible. Puedo aceptarlos. Si lo hacemos, ¿qué será lo próximo?», lamenta Intxaurrondo. 

«Mirando la situación global, viendo lo que está pasando con el cambio climático, las guerras, los crecientes niveles de pobreza, uno se siente pesimista. Pero también le doy importancia a otra parte; soy viejo, y he visto toda mi vida que las cosas se logran». con el trabajo que he realizado desde pequeño. Aportando a la cooperativa, creando conciencia y cultivando el espíritu comunitario, tendremos la oportunidad de conseguir una vida más justa», explicó Eizagir, arrojando un rayo de luz al debate. 

«Si no siembras, no cosecharás», concluye García. 

DEJA TUS COMENTARIOS